lunes, 29 de diciembre de 2014

2014

Ya toca a su fin el que, sin duda alguna, ha sido el mejor año de mi vida. Entre catarros -del pipiolillo, del papá, mío, mi madre...- despedimos a este 2014 que nos ha traído tanta felicidad y no puedo menos que hacer balance.

Y entonces doy las gracias. Doy las gracias por Alejandro, que es una alegría constante en mi vida.

Por mi familia, que es maravillosa y todos estamos sanos. Por toda la gente que me rodea que enriquece mis días. 

Porque tengo la gran suerte de tener un hogar que me encanta al que volver cada día. 

Porque tengo la inmensa suerte de tener un trabajo que me encanta, y en el que además en este 2014 he recibido muy buenas noticias. Porque mi marido también tiene trabajo y también ha recibido muy buenas noticias al respecto este año.

Por todos vosotros que estáis ahí, y por mi casita 2.0 que tantas alegrías me reporta.

Como veis no puedo pedir más, solo dar las gracias a Dios por llenar mi vida de felicidad.

Ojalá que el 2015 siga estando lleno de momentos felices.

Feliz año nuevo para todos 

lunes, 22 de diciembre de 2014

Tarjetas Navideñas

Y como no podía ser de otra forma, estas últimas semanas he estado ocupada terminando mis tarjetas navideñas. Todos los años procuro enviar los tradicionales Christmas hechos a mano, y aunque éste me ha costado un poco hace un par de semanas pude por fin escribir todos. Pienso que a todos nos alegra recibir algo que no sea una factura a través del correo tradicional, ¿no os parece?

jueves, 18 de diciembre de 2014

Trucos para ahorrar tiempo

Desde que era bien pequeñita he sido una persona muy organizada. Me gusta llevar agenda (tradicional, en el bolso), hacer listas antes de un viaje para que no se me olvide nada y también reorganizar las cosas en casa para que todo esté accesible según un orden lógico. Muchas personas me preguntan cómo consigo que me dé tiempo a todo (familia, casa, trabajo, manualidades, blog) y creo que la clave está precisamente en eso, en mi organización. 

Ya se sabe que el tiempo es un bien que cada día más escaso, y si una es madre trabajadora a tiempo completo ya ni os quiero contar, y por eso siempre estoy a la caza de truquillos que me permitan ahorrar tiempo en las tareas del hogar sin que mi casa se convierta en un caos.

Hoy quiero compartirlos con vosotros... ¡Y me gustaría que vosotros me contaseis también los vuestros!

lunes, 15 de diciembre de 2014

Mi hijo es un Bebé de Alta Demanda (I)

Recuerdo cuando él tenía apenas una semana de vida, un episodio muy particular. Habíamos salido de paseo con los abuelos en el capazo, muy cerquita de casa porque yo aún estaba muy débil, y el pipiolillo recién comido y cambiado el pañal, se había quedado dormido. A los pocos minutos se despertó y empezó a llorar como si no hubiera mañana y mi padre dijo "No lo entiendo, no es normal... ¡Si está de paseo!". Ese fue el primero de muchos paseos llorando.

Pasamos varios meses desorientados, sin saber realmente qué pasaba. No es solo que no le gustaban los paseos en el cochecito, es que además en casa requería atención constante, a todas horas: durante el día prácticamente no dormía y se aburría rápidamente de todo: cuna y brazos.

Todos los que nos visitaban nos decían "no os preocupéis, a los 3 meses mejora".

Pero no mejoró. Realmente yo ya no sabía qué estábamos haciendo mal, no lo entendía. Siempre parecía insatisfecho y os puedo asegurar que para unos padres, eso es muy duro. Un día, desesperada, buscando información en internet a ver si conseguía algo que pudiera ayudarnos, de repente me encontré con el término "Bebé de Alta Demanda" en el blog Un papá en prácticas. Y todas las piezas encajaron.

Me di cuenta de que mi pipiolillo cumplía todas las características; qué realmente él es así...

jueves, 11 de diciembre de 2014

Escapada familiar: Asturias

En septiembre, cuando nuestro pipiolillo tenía apenas dos mesecillos, hicimos una escapada los tres juntos a Asturias. Teníamos un bono de esos de fin de semana que nos habían regalado en nuestra boda y no queríamos que nos caducase, así que aprovechando las vacaciones del cabeza de familia y mi baja por maternidad, buscamos un destino cerquita de casa para pasar un par de días.

Una mañana de martes de septiembre cargamos nuestro pequeño coche con la minicuna, el cochecito (capazo + chasis), una maleta de mano (la que utilizamos en nuestros viajes en Ryanair) y el neceser del pipiolillo (jamás imaginé que seríamos capaces de meter todo en nuestro Hyundai i-20). Y sí, increíblemente y contra todo pronóstico, llevamos todo lo necesario para los tres para el viaje y nos pusimos rumbo a Llanes.

Paramos a comer en un restaurante del que habíamos leído buenas críticas (os confieso que más bien de eso se ocupa mi marido, al que le encanta el turismo gastronómico) donde descubrimos una falta de preocupación absoluta por las familias con bebés. No es solo que no había cambiador en los aseos (algo que echo en falta en la mayoría de las cafeterías y restaurantes, por cierto), es que para cambiarle el pañal nos hicieron subir a una especie de azotea donde el resto de los comensales no nos podían ver y allí, encima de una mesa a la intemperie, poderle cambiar. Menos mal que hacía buen tiempo... Desde luego, no recomiendo ir nunca a Casa Poli.

Después de comer, nos dirigimos hacia Llanes en sí y dimos un paseo muy agradable mientras el pipiolillo dormía la siesta en el capazo. Descubrimos los acantilados, el puerto y el centro de la ciudad.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Maternidad y libros: Tú eres la mejor madre del mundo

Ya os he hablado de los libros sobre embarazo y maternidad que leí durante mi embarazo. Hoy quiero hablaros de uno que leí al poco de nacer el pipiolillo y que, sin duda, es mi libro preferido: Tú eres la mejor madre del mundo, de José María Paricio.

Nonabox: mi experiencia (II)

Como ya os comenté aquí, cuando finalizara la suscripción a Nonabox os iba a contar mi experiencia y mi grado de satisfacción. En primer lugar os voy a contar lo que traían las cajas, y a continuación lo que yo pensé cuando recibí cada una de ellas. Os recuerdo que este post no está patrocinado sino que es mi opinión a partir de una suscripción que pagué de mi bolsillo hace meses.



lunes, 1 de diciembre de 2014

Delicias de otoño (ii)

Cada mañana, si no hace muy mal tiempo, mi pipiolillo y yo salimos a pasear. A veces en la mochila portabebés y en otras ocasiones en nuestra sillita evolutiva, pero nuestro paseo matutino ha estado presente prácticamente todos los días de mi baja por maternidad.

Aunque variamos la ruta, uno de nuestros destinos favoritos es el que hoy os enseño: el parque de Las Llamas. Este parque se encuentra en las afueras de Santander y muy cerquita de nuestra casa. De hecho, cuando estaba embarazada también solía caminar por allí.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...